REPARACION DEL HOGAR


Las viviendas españolas están sujetas a las inclemencias, el paso del tiempo y el lógico desgaste de los materiales, así que no es de extrañar que periódicamente sufran ciertos “achaques”. En general, según las compañías de seguros, las reparaciones más comunes en el hogar suelen ser las relativas a la fontanería, las humedades y daños diversos causados por fenómenos meteorológicos, como lluvias, ventiscas, nieve granizo. En tiempos de crisis, crece la filosofía del reciclaje y de la reparación frente a la sustitución, tal y como solía hacerse hace apenas 6 años. Ahora, si la caldera pierde agua si un frigorífico no enfría se acude a un servicio técnico antes que elegir otro electrodoméstico nuevo. Según un informe elaborado por una empresa de reparaciones del hogar, la fontanería (sobre todo las tuberías, con casi un 40% del total) encabeza los disgustos que causa nuestra vivienda. Le siguen, aunque muy por debajo, las humedades, las filtraciones y diversos daños causados por los fenómenos atmosféricos, con porcentajes que alcanzan de entre un 3% y un 8%. Esto hace que los profesionales que tengan más trabajo con las reparaciones más comunes en el hogar sean los fontaneros, los albañiles y los pintores. Ahora bien, ¿qué precauciones debemos tomar a la hora de contratar un servicio técnico SAT y de reparación o asistencia de cualquier tipo?

  • En primer lugar, es preciso verificar en la póliza si la avería puede ser atendida por el seguro. En caso de dudas podemos llamar al teléfono que la compañía nos haya proporcionado para estos casos.

  • Exige factura oficial y guárdala. Todas las reparaciones cuentan con un período de garantía


  • Asegúrate de que el técnico emplea piezas nuevas. Es más común de lo que pensamos que se nos engañe usando piezas recicladas en las reparaciones.

  • Optar por los servicios oficiales. Si la avería excede las coberturas del seguro, tendremos que elegir una empresa que nos dé servicio y CRVM cubre sus necesidades de atención y servicio. Los servicios oficiales son siempre una buena garantía y no tienen por qué ser más caros


  • Sólo empresas consolidadas y conocidas. En caso de que optes por servicios no oficiales, desconfía de aquellas compañías que no cuenten con un domicilio físico de referencia. Internet ha supuesto un gran avance a la hora de localizar profesionales, pero también es un buen caldo de cultivo para empresas pirata que desaparecen tras estafar a los usuarios.

  • Pida presupuesto. Es costoso solicitar varios, dado que casi todas las empresas suelen cobrar una cantidad fija por desplazamiento. Pero, al menos, debes disponer de un presupuesto por escrito, firmado y sellado por la compañía reparadora, con todos los datos necesarios (domicilio y CIF, así como un teléfono de contacto).


Como vemos, las reparaciones más comunes en el hogar, como la fontanería, las averías de electricidad, las humedades, pueden ser un incordio puntual que trastoque el delicado ritmo familiar. No obstante, siempre ahorraremos tiempo, dinero y disgustos si adoptamos una serie de prevenciones para evitar ser engañados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies